CAPITULO I

Hno. Alfonso Pérez Larios - Biografía
Pagina Principal

LA CUNA DEL HERMANO ALFONSO: LAGOS Y ENCARNACION

Hoy hay gran fiesta aquí en Lagos de Moreno, Jal. La Iglesia parroquial está adornada para matrimonio. Se presentan los novios: Isaac Pérez, originario de esta ciudad de Lagos, de 27 años de edad, acompañado de sus padres, Don Leonardo Pérez y Dña. Wenceslao Romo, y la novia debidamente arreglada: la jovencita de 19 años Tecla Larios, su mamá, Dña. Filomena López, la lleva del brazo; su papa, Vicente Larios, ya ha muerto. Mientras suena la música va entrando el cortejo nupcial. Los padrinos: Don Espiridión Pérez y Dña. Ma. de Jesús Pérez, Don Secundino Romero y Don Jacinto Martínez, acompañan a los novios este 30 de abril de 1877. Preside la ceremonia el Padre Donaciano Larios.

Fue un matrimonio ejemplar el de estos jóvenes, bendecido por Dios con el nacimiento de I I hijos, entre los cuales dos tienen fama de santos: Leonardo, mártir de Cristo Rey en León, Gto. y Alfonso, nuestro biografiado, el 4o. de los I I hijos. Francisco Javier, hermano de Alfonso, contrajo matrimonio con Asunción Pérez Casillas, tuvo abundante prole, cuyos bisnietos viven aun y son numerosísimos. En cambio, los otros hermanos, o no se casaron o no tuvieron hijos.

Pero Dios no solamente bendijo a este matrimonio (de Isaac y Tecla) con los hijos, sino también le dió los recursos necesarios para una vida, si no propiamente rica, si suficiente para una clase media. El F Félix Ma. Álvarez, que trato mucho al Hermano Alfonso, dice que su familia era "de clase media, no carecía de recursos, y vivía con cierta holgura. Eran muy cristianos".

Los Pérez Larios tenían propiedades rústicas entre Lagos y Encarnación, por el rumbo de San Carlos: El Caquixtle, Mesón de los Sauces, Sta. Bárbara y Cantareras. Ya en León, años después, la familia parecía bastante acomodada, vivía en una casa amplia, casi señorial para aquel entonces, en la calle que ahora se llama de Donato Guerra, y en aquel tiempo del 'Indio Triste', calle céntrica a pesar de su nombre.

Volvamos a Lagos de Moreno, Jal., en donde se establecieron los Pérez Larios por mas de 10 años; donde nació Alfonso, el 13 de diciembre de 1886.

La Ciudad de Lagos fué fundada en 1563: la provisión de la Real Audiencia de Nueva Galicia ordeno su establecimiento el 15 de enero anterior, como `Villa de Sta. Maria de los Lagos', junto a unos lagos, cerca del río. Los nativos eran chichimecas en su mayor parte, y llamaban a ese lugar Pechichitan; el establecimiento de la nueva `Villa' fue acompañado de luchas entre españoles y nativos chichimecas, quienes tomaron las armas para defender sus derechos.

Hecha la paz, comenzó a florecer la agricultura y la ganadería. En 1604 Don Alfonso de la Mota y Escobar escribía: 'El sitio de esta villa es el mejor de este reino; cae en la tierra llana y tiene dos ríos caudalosos por parte del oriente... Es de temple muy sano, fresco y apacible, aunque falto de leña por no tener, en muchas leguas alrededor, montanas...

En 1615 Lagos había sido elevada a la categoría de Alcaldía Mayor. Ya en 1742 era una de las alcaldías que tenían mas renombre por las minas de Comanja, y por las haciendas de labores y ganados. En 1824 se le dio el titulo de ciudad, y el privilegio de denominarse 'de Moreno' honrando al caudillo insurgente Don Pedro Moreno en la lucha de Independencia. Fue erigida como capital del Estado de Jalisco unos cuantos días: del 4 al 28 de diciembre de 1831 y después 2 veces.

El actual municipio de Lagos de Moreno, situado en la región de Los Altos de Jalisco, esta formado por una sucesión de llanuras, montanas, depresiones que van de los 1500 a los 2700 metros de altitud, clima benigno, semi-seco, con veranos lluviosos. Atraviesa su territorio el río Lagos.'

Aquí nació Alfonso, el 13 de diciembre de 1886, a las 6 de la mañana. Una de las primeras preocupaciones de sus padres fue bautizarlo, para lo cual se pusieron de acuerdo con el Padre Francisco Gutiérrez Alemán, quien con licencia del Sr. Cura Don Manuel Escobedo, bautizo a Alfonso en la Iglesia Parroquial, el día de Navidad, 25 de diciembre de1886.

No sabemos por que causas sus padres se trasladaron a Encarnación de Díaz, Jal. Diremos algo acerca de este pueblo tan característico de los Altos: los fundadores de Encarnación escogieron la falda de un monte bañada por un río para establecerla; actualmente ya no corre el río, solo en tiempo de agua, porque su caudal se aprovecha en una presa para regadío, denominada ((De Valerio». El clima es templado.

En aquel tiempo era un pueblo pequeño, pero sus habitantes eran amantes de la cultura: médicos com¬petentes, como Don Pedro A. Cervantes y el Dr. Jesús Cortes; ingenieros; poetas y literatos. «La Chona» , como vulgarmente se le llama a Encarnación de Díaz, era una población muy agradable para vivir; el Sr. Cura Ramírez era considerado por sus feligreses como un sacerdote santo, muy bueno.
Los muchachos de Encarnación, jal. bautizaron a nuestro biografiado con el sobrenombre de ((El Vale Poncho)), pues era muy querido por todos: "era muy buen muchachito", así decía de el Don José Martín, quien muchos anos después, en 1937, lo reconoció en Celaya, mientras recogía la limosna en el Templo de la Merced, a cargo de los Misioneros del Espíritu Santo; y comentaba: "nosotros lo tenemos por santo".

En una visita pastoral que el Emo. y Rvmo. Sr. Obispo Fray Buenaventura Portillo, Obispo de Zacatecas, hizo a dicha población, sus padres lo llevaron a confirmar el 22 de abril de 1891. Alfonso tenia apenas cuatro años y cuatro meses. A los 9 años hizo su Primera Comunión. En Encarnación recibió la primer instrucción escolar en la Escuela Parroquial, guiado por el profesor Don Enrique. Alfonso siempre fue amable, atento y servicial. Tenia temperamento fuerte, pero era prudente, reservado y silencioso. Le gustaba el béisbol y se ingeniaba para que las bolas le duraran mucho tiempo."

 

regresar
continuación

 

 

| | | |
| | |